1.9.06

Cartoneros de todo el país exigen equidad en el negocio de la basura

Pretenden eliminar la intermediación para obtener mayores beneficios. Exigen mejores condiciones laborales y regulación para su actividad.

Yanina Soria
La Mañana de Córdoba
En el marco del Congreso Nacional de Cartoneros, el sábado se reunieron en Buenos Aires cartoneros y recicladores de distintas provincias con el objetivo de consensuar algunos puntos sobre el trabajo de recolección, selección y empaquetamiento de la basura, y para unificar discurso frente a las distintas acciones que se encaran desde los gobiernos municipales.
La conclusión más fuerte a la que se arribó fue el pedido de mayor equidad en el negocio que mueve la basura, ya que en la cadena de comercialización de los residuos el cartonero es el que menos dinero obtiene. "Lo que queremos lograr es cortar la cadena de intermediación, los galponeros son los que más plata se quedan mientras los cartoneros hacen la tarea más dura. Esta situación es común en todo el país, y como este negocio mueve millones pretendemos que el sistema sea más justo con los que más trabajan. Hay mucho de mafia en este trabajo", señaló el cordobés integrante del Movimiento Nacional de Trabajadores Cartoneros y Recicladores (MO.CA.R.), Marcelo Iturbe.
Convencidos de que la unidad les dará fuerza para lograr los objetivos propuestos y que el intercambio de experiencias enriquecerá sus proyectos, más de 60 cooperativas de todo el país pusieron en común sus necesidades y estilos de trabajo.
"Socializamos las experiencias y nos dimos cuenta de que existen muchas diferencias entre Buenos Aires y Córdoba. Allá tienen una visión más social de la cuestión y cuentan con más apoyo, desde el gobierno le preparan y supervisan los proyectos con equipos técnicos, lo que buscan es cooperativizarlos, a través de una educación popular", señaló Iturbe.
Reivindicar el trabajoUno de los principales objetivos que persiguen los cartoneros es la reivindicación de su labor como mecanismo de inclusión social de un sector que se reconoce marginado y excluido de las políticas de gobierno.Los cartoneros buscan sindicalizar su tarea para que la sociedad y las municipalidades los reconozcan como trabajadores y no como cirujas. Lejos de desaparecer, la actividad tiende a consolidarse cada vez más. En Córdoba las más de siete mil familias que viven del trabajo de la basura, y que se nuclean en diferentes cooperativas, reclaman la creación de plantas de reciclado que les permita evitar a los intermediarios, y así obtener mayores ganancias."Hemos presentados distintos proyectos a la Municipalidad pero nunca se concretó alguno. Queremos tres o cuatro plantas de reciclaje en Córdoba para que las mismas cooperativas las trabajen y así poder vender los materiales a un precio más elevado. Tenemos que unificar los precios del cartón y de los PET (botellas de plástico) que en Buenos Aires por ejemplo se venden mucho más caro que acá", explicó uno de los integrantes de la cooperativa cordobesa Sangre y Sol.
Para regular hay que consensuar la aprobación que el Concejo Deliberante le dio la semana pasada al proyecto que prevé la inscripción de los carreros en un CPC y la entrega de una chapa identificatoria para cada uno de ellos, despertó entre los trabajadores serias dudas sobre su implementación y posterior control.
Si bien en el encuentro nacional los carreros cordobeses expusieron estar de acuerdo con la regulación de su trabajo, consideraron que el patentamiento de los carros y el poder de policía que cada municipal puede ejercer, tiende a hacer desaparecer este trabajo. "Estamos de acuerdo con la necesidad de regular nuestra actividad pero no queremos que se nos quiten los caballos porque son nuestro medio de vida y tampoco queremos que entorpezcan nuestra tarea arbitrariamente.
Creemos que tenemos que sentarnos con los legisladores, que tocan de oído, y con la Municipalidad para arribar a una medida consensuada", señaló a La Mañana, Marcelo Iturbe.

No hay comentarios.: